No profanar el sueño de los muertos (1974)

Crítica y fotos de No profanar el sueño de los muertos, 1974

No profanar el sueño de los muertos en una peli que recuerdo con especial cariño, porque, y si la memoria no me falla, fue mi Desvirgue Zombi.

La historia se remonta al año en que el videoclub más mítico del pueblo tuvo que cerrar por problemas económicos. Recuerdo que para poder tirar, su dueño combinó durante un tiempo la venta de armas de fuego y accesorios de pesca, con el alquiler de películas… recuerdo que esta decisión me pareció cuanto menos inquietante, aunque bueno, supongo que lo sería también para cualquiera que se acercara a la estantería Disney, y viese que al lado del Ratón Superdetective podía elegir entre varios tipos de rifle para cazar renos.
El caso es que ni había renos en Orense, ni se alquilaban las películas… así que el videoclub se fue sumiendo poco a poco en una intensa bancarrota.

Cristina Galbo en No profanar el sueño de los muertosAunque antes de que eso sucediera, el dueño, que se llevaba bien con mi padre y en su defecto conmigo, según él era como una especie de hijo adoptivo… nos arregló una venta al peso con buena parte de stockaje. Ese repentino desembarco despertó en mi sentimientos enfrentados, por un lado estaba el regocijo y entusiasmo de tener en casa más películas de las que podría ver en muchos años, y por otro la angustiosa situación que pondría fin a lo que había sido durante mucho tiempo un refugio fascinante. Ya en casa tirado y llorando sobre una montaña cintas, me quedé parado sobre la portada de esta peli en cuestión. Era como de un verde fosforito, y tenía por delante una chica rubia con la mirada perdida que me pareció tremendamente atractiva. La chica estaba relamiendo lo que parecía ser un corazón crudo.

Nunca llegué a saber la cantidad de cintas que incluyó este lote con certeza, pero sí que daban y sobraban para construir una importante trinchera. De hecho todavía hoy, cuando voy a casa de mis padres y coincido con mi madre en esa habitación, puedo ver como se refleja en sus pupilas una fina grieta de fatiga. Pero bueno, lo que sí que había era una interesante y dilatada variedad de estilos, entre los que estaba la obra del catalán Jorge Grau. Aproximadamente calculo que tendría unos nueve o diez años, así que obviamente ni puta idea de fantaterror, ni gore, y si me apuráis ni zombis (excepto por cierto video de Michael Jackson que me tuvo una semana sin mear)… así que el único registro que se guardaba por aquel entonces era que unas portadas acojonaban más que otras. Con lo que las conversaciones que tenía con los colegas eran del tipo:

– Ostiá! Viste la de la macheta clavada en la puerta?
– Sí! Joder… te jiñas un huevo… tienes que pillar la de la tía que tiene las manos en la cara y se le ven los ojos.

El caso es que ordenando por estilos, terminé debatiéndome por cual ver primero, si esta, o una titulada El alquimista, que también tenía una chica con la mirada perdida en la portada, y lo que parecía la mano del diablo acariciándole la cara… sin saber muy bien por qué, me decanté por los muertos.

Zombi suicida en No profanar el sueño de los muertosDe aquel primer visionado apenas conservo muchos detalles. Solo recuerdo lo brutalmente cagado que me dejó la escena de la cripta, con los zombis tambaleándose y gruñendo, mientras los dos protagonistas subían por los nichos. Me pareció todo terroríficamente real y perturbador. También el hecho de encontrarle similitudes geográficas a los exteriores, amplió ese pánico y me hizo enterrar la cinta hasta un buen tiempo después. Bien, el caso es que dando ayer la vuelta de rigor por los pasillos de la Fnoc me di contra el dvd. Sabía que lo habían editado hace algún tiempo aunque nunca me había dado por comprarlo. Hecho.

De nuevo en casa y reviviendo esta ahora ya cult-movie, solo puedo añadir y corroborar la mayoría de apuntes que se hacen sobre ella. Es una producción que sobretodo intentó ser seria… con un argumento interesante, bien narrado, y personajes atractivos que mantienen una sugerente relación. Las situaciones y efectos especiales son todo lo dignos que se le puede pedir a una co-producción italo-española de los 70, que va de una empacadora roja que mata hormigas y resucita muertos en base a radiaciones ultrasónicas.
Es una historia que recopila abundantes escenas míticas, y que todos los aficionados al género disfrutarán con nostalgia y el buen hacer del equipo. El dvd tiene una breve pero curiosa entrevista con Grau y poco más. Tanto la imagen, como el sonido y los menús son correctos. En su día se la llamó La noche de los muertos vivientes española… y tiene sentido.

Videos Relacionados

Ficha Técnica

Carátula DVD de No profanar el sueño de los muertos, 1974Título Original: No profanar el sueño de los muertos
Fecha de estreno: 1974
Director: Jorge Grau
Guión: Juan Cobos, Sandro Continenza, Marcello Coscia
Música: Giuliano Sorgini
Reparto: Arthur Kennedy, Cristina Galbó, Jeannine Mestre
Productora: Flaminia Produzioni Cinematografiche

Galería Multimedia

~ por Mike en agosto 11, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: